Naturaleza

El pueblo, orientado al sur, se eleva a una altura de 520 m.s.n.m. Surcan el término diversas ramblas que confluyen en la rambla Castellarda, que posteriormente se une al río Turia.

La Huella del Hombre es una ruta apta para hacer a pie, a caballo, en bicicleta o en coche, que comienza por la Plaza de la Iglesia descendiendo por el barrio de las Solanas hasta adentrarse en la Hoya. Aquí se encuentran unas villas romanas. Junto al camino se puede ver un molino de aceite Íbero-Romano (S. I-II d.c.).
A unos cien metros del cruce con la carretera de Bugarra se encuentra el Poblado Íbero de la Aceña, que abarca del siglo VI AL II a.C. Se trata de un recinto amurallado en cuyo interior se encuentran grandes viviendas separadas por una calle central.
Desviándonos hacia la izquierda y cruzando la rambla de la Aceña encontramos la encina centenaria. Dessandando el camino encontraremos la Casica Roger, cuyos extensos campos se habilitaron como aeródromo militar republicano en la guerra civil.
Cabe destacar también el Aljive Medieval situado a los pies del Cerro Gordo, construido en los siglos XV-XVI. La construcción es de piedras y argamasa. Su bóveda es apuntada y posee una escalinata de grandes losas de piedra que da acceso al interior, cuyo piso conserva los ladrillos originales de cerámica.
Además de la Ruta de la Huella del Hombre, Villar cuenta con 3 Áreas Recreativas: San Vicente, Fuente Cabiscol y la Fuente del Tío Raimundo. Todas ellas están equipadas con paelleros, mesas, bancos y zonas de juego.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30