Covacha de Llatas
962720002
Polígono 1-RS 130
46170 Villar del Arzobispo Valencia
962720361
<p class="rtejustify"><span style="font-size:16px;">La Covacha de Llatas es un yacimiento que se adscribe al Mesolitico reciente (8500-7500 cal BP) y que tambi&eacute;n cuenta con restos pertenecientes a la Edad del Bronce, relacionados con la cultura del Bronce Valenciano. El yacimiento fue excavado por el Servicio de Investigaci&oacute;n Prehist&oacute;rica(S.I.P.), por lo que sus materiales se encuentran conservados y expuestos en el Museu de Prehist&ograve;ria de Val&egrave;ncia.<br /> La Covacha de Llatas pertenece al t&eacute;rmino municipal de Andilla (La Serran&iacute;a, Valencia), si bien se encuentra a tan solo 2 km de la poblaci&oacute;n de Villar del Arzobispo (La Serran&iacute;a, Valencia), lo que se debe a su ubicaci&oacute;n justo en el l&iacute;mite marcado por el moj&oacute;n que separa los t&eacute;rminos de estas dos poblaciones.&nbsp; Se sit&uacute;a junto al barranco del Salobral, a una altura de 20 metros sobre la falda de un peque&ntilde;o cerro llamado Puntal de Cambra, que constituye la &uacute;ltima estribaci&oacute;n del &quot;Cerro las Cabras&quot;, en la partida de &quot;Ca&ntilde;&aacute; Palomara&quot;. Esta se ubica en la vertiente norte y hacia el extremo oriental del mismo, y se caracteriza por sus reducidas dimensiones en forma de pir&aacute;mide triangular, su boca mide 3.5 m de base, 1.5 m de altura y 3.6 m de profundidad.<br /> La Covacha de Llatas, tal y como indica su nombre, fue descubierta en 1948 por Vicente Llatas Burgos (1899-1980), maestro en el Villar (1933-1970), primer Cronista Oficial de la Villa de este municipio (desde 1952) y delegado del S.I.P. (desde 1948).&nbsp; Vicente Llatas relata el descubrimiento en su trabajo Carta arqueol&oacute;gica de Villar del Arzobispo y su comarca: &quot;descubrimos esta covacha en el mes de agosto, en una de nuestras frecuentes visitas a las excavaciones bajo la direcci&oacute;n de Jos&eacute; Alc&aacute;cer Grau&quot;. En esos momento el S.I.P. se encontraba realizando una excavaci&oacute;n en el Cerro del Puntal de Cambra, donde se encuentra el yacimiento del bronce del mismo nombre, dirigida por Jos&eacute; Alc&aacute;cer Grau. Este fue informado del descubrimiento y se encarg&oacute; de consultar al Director del S.I.P. para llevar a cabo su excavaci&oacute;n.<br /> La Covacha de Llatas es un yacimiento que desde su descubrimiento se inserta en la problem&aacute;tica sobre la neolitizaci&oacute;n de la fachada peninsular mediterr&aacute;nea, en cuanto a lo que se refiere a la transici&oacute;n desde el modo de vida asociado al Epipaleol&iacute;tico (caza y recolecci&oacute;n) hasta el productor (ganader&iacute;a y agricultura) propio del Neol&iacute;tico, ya que nos encontramos en un contexto en el que se desarrolla un proceso complejo de dualidad cultural en el que intervienen los grupos epipaleol&iacute;ticos (aut&oacute;ctonos) y los neol&iacute;ticos (al&oacute;ctonos).&nbsp; As&iacute; lo expresaba Llu&iacute;s Pericot&nbsp; al firmar que el inter&eacute;s de este yacimiento resid&iacute;a en que en &eacute;l &ldquo;se juntan con la cer&aacute;mica las piezas de s&iacute;lex de vieja tradici&oacute;n epipaleol&iacute;tica&rdquo;. &nbsp;<br /> Los restos aportados por la Covacha de Llatas abarcan desde industria l&iacute;tica, fragmentos cer&aacute;micos, restos &oacute;seos de fauna y moluscos, hasta restos de un posible enterramiento.<br /> El total de restos de industria l&iacute;tica ascienden a 5.331 piezas de s&iacute;lex y 20 de cuarcita, aunque si bien &uacute;nicamente 400 han sido clasificadas tipol&oacute;gicamente, mientras que las restantes se corresponden con restos de talla. Las tipolog&iacute;as identificadas, en orden de importancia num&eacute;rica, son las siguientes: hojitas de dorso rebajado (260), raspadores (30), trapecios (28), medias lunas (21), hojas de muesca (17), buriles (12), raederas (10), tri&aacute;ngulos (8), y piezas retocadas sin tipolog&iacute;a clara (14), mientras que encontramos la ausencia de microburiles. Un estudio realizado en 1999 sobre las marcas de impacto detectadas en un conjunto de 65 microlitos geom&eacute;tricos, muestra como en gran medida estos fueron usados como armaduras de proyectiles. Este concluye que los segmentos y tri&aacute;ngulos se usaron fundamentalmente como puntas, mientras que los trapecios lo hicieron como flechas de filo transversal.<br /> Los restos cer&aacute;micos se caracterizan por aparecer muy fragmentados, en consecuencia no se pudo reconstruir la forma de los vasos cer&aacute;micos. Se caracterizan por ser bastos, con un tono rojizo o pardo amarillento, y por una cocci&oacute;n imperfecta y desigual. De entre todos los fragmentos, destacan dos por sus decoraciones: uno con cord&oacute;n con digitaciones, y otro con incisiones en zig-zag. Tambi&eacute;n se encontraron algunos fragmentos carenados asociados a la Edad del Bronce. Es de destacar la ausencia de cer&aacute;mica cardial, asociada a la llegada de grupos neol&iacute;ticos.<br /> Los restos &oacute;seos hallados tambi&eacute;n se encuentran muy fragmentados, estos han sido asociados con animales de talla peque&ntilde;a, en especial herb&iacute;voros y roedores, se encuentran tambi&eacute;n restos de aves y destaca la presencia de un colmillo de c&aacute;nido. Destacan los restos malacol&oacute;gicos por encontrarse perforados, lo que indica sin ninguna duda su uso como elementos de adorno. Las especies localizadas son Columbleas, Pectunculus, Cardium edule, Helix candidisima y Helix alonensis.<br /> Se ha se&ntilde;alado la posible existencia de un enterramiento en las tierras superficiales de las zonas A y B, ya que se localizaron huesos largos, dientes y v&eacute;rtebras, aunque si bien no se afirma con seguridad ya que al encontrarse superficialmente habr&iacute;a sido destruido parcialmente.</span></p>

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31